alquiler de herramientas

¿Es rentable el negocio del alquiler de herramientas?

La adquisición de equipos y herramientas es algo fundamental al momento de establecer una empresa o comenzar un negocio. Sin embargo, no siempre lo que se necesita es adquirir sino alquilar durante cierto tiempo estas herramientas, bien sea porque no se volverán a utilizar o por cualquier otro motivo. Entonces ¿Qué se debe hacer?

En términos generales, el comprar o alquilar herramientas o maquinaria va a depender en gran medida de qué tipo de negocio o empresa se tenga, cuál será el propósito que tendrán, durante cuánto tiempo se tendrán que utilizar y con qué frecuencia.

En caso de presentar dudas sobre esto, plataformas como compraverificada.com pueden dar respuestas y soluciones puntuales y acertadas, a fin de disfrutar de que tu negocio o empresa presente el mayor éxito posible.

 ¿Cómo escojo entre alquilar o adquirir herramientas?

Antes de tomar la decisión entre alquilar o adquirir herramientas, es conveniente que evalúes la respuesta a ciertas preguntas como las que te presentaremos a continuación:

  • ¿Qué tipo de compromiso financiero se va a requerir para optar por el alquiler de las herramientas?
  • ¿Durante cuánto tiempo serán necesarias estas herramientas y los equipos en general para la empresa?
  • ¿Es posible adquirir estas herramientas?
  • ¿Se necesita contar con algún tipo de seguro?
  • ¿Existe la posibilidad de culminar el contrato de forma anticipada y sustituir las herramientas alquiladas por otras más modernas?

En conformidad a las respuestas que ofrezcas a tales interrogantes, comprenderás que tan necesario será alquilar o adquirir equipos y herramientas. Ahora, para ayudarte un poco más con esto, te presentaremos algunos de los pros y contras de ambas alternativas.

Pros y contras del alquiler de herramientas

La alternativa de alquilar herramientas hace que sea más sencillo consolidar una empresa con ayuda de equipos altamente competitivos y actualizados. Al adquirirlas, con el pasar de los años estos equipos van presentando ciertos daños y una obsolescencia que recae en la inefectividad.

Con el alquiler de herramientas, es posible transformar los costes financieros producto de la obsolescencia a su propietario. Es decir, si debes alquilar una fotocopiadora por un tiempo estimado de tres años, cuando este tiempo se vence, vas a poder alquilar un equipo mucho más moderno, económico y rápido.

Los alquileres también le ofrecen a las empresas la posibilidad de contar con herramientas mucho más sofisticadas, sin tener que realizar grandes inversiones. Así como también, a los negocios más pequeños, les ofrecen la oportunidad de competir contra grandes empresas.

Ahora, debes tomar en cuenta que con el alquiler vas a presentar gastos mensuales fijos, pero estos pueden ser muy beneficiosos para gestionar el presupuesto de una manera más eficiente. Además, no existe la necesidad de realizar inversiones tan grandes “de golpe”, sino realizar el pago por créditos, lo cual va a permitir la adquisición de equipos nuevos sin requerir un gran capital. Si tu empresa es pequeña y requieres herramientas pesadas, el alquiler podría ser una opción bastante viable en lo que a aspectos financieros se refiere.

Por otra parte, el alquiler de equipos en casi todo momento va a ser mucho más costoso a largo plazo en comparación a la adquisición, pues se cancelan cuotas mensuales que no te van a dar la posesión de bienes. Además de esto, te encontrarás sujeto a los contratos, lo cual significa que si acuerdas por plazos mayores al deseado, vas a seguir cancelando por equipos innecesarios o desactualizados.

Pros y contras de la adquisición de herramientas

 Adquirir herramientas es sencillo, solamente debes decidir cuáles necesitas, para cuando y como adquirirlas, cosa que para el alquiler no es así, pues todo se estipula mediante un contrato. Aunque algunos proveedores también pueden llegar a exigir ciertas garantías económicas, así como también a establecer límites sobre el empleo de las herramientas.

Cuando se adquieren herramientas, estas pueden emplearse como se quiera, así como también resulta mucho más sencillo gestionar el mantenimiento cuando se requiera sin tener que enviárselo primero al propietario. Esto último incluso puede hacer que las mismas se encuentren inaccesibles por un periodo de tiempo mucho mayor al estimado.

Por otra parte, los principales contras de la adquisición de herramientas es el capital que se necesita para ello. Así como el riesgo de represar herramientas obsoletas por no contar con la capacidad financiera de realizar inversiones nuevas.